Actividades de No Valor Añadido (Parte I): Salimos de Caza

Actividades de No Valor Añadido - Transformación Lean

Las actividades de No Valor Añadido (NVA) son inútiles, y lo que es peor, dañinas. Su eliminación sistemática se ha convertido en una necesidad. Este artículo, el primero de tres, se centra en qué hacer con cada actividad según su valor e identificar las de NVA. Salimos de caza.

Actividades y valor

Una actividad es todo aquello que consume recursos, tanto tangibles (materiales, tiempo, energía) como intangibles (ánimo, esfuerzo, ilusión). Antes de comenzar una actividad, piénsatelo: el contador se ha puesto en marcha.

Valor es aquello que alguien aprecia. En actividades económicas sería “lo que alguien está dispuesto a pagar” y ese alguien sería el cliente. Si el Cliente no lo paga, es que no lo aprecia, no le da valor.

¡Hay tanto que decir sobre el Valor! Ahora solo una pincelada. Identificar el Valor es el primer principio de Lean. El valor es nuestro norte. Si no sabemos cuál es, no sabremos donde vamos y acabaremos en cualquier sitio.

Actuación con cada tipo de Actividad

Las actividades se clasifican en VA (de Valor Añadido), NVA (de No Valor Añadido) y NVAN (de No Valor Añadido, pero Necesaria). ¿Qué hay que hacer con cada una de ellas?

  • Actividad VA. Una actividad que añade valor hay que optimizarla, para que entregue más valor consumiendo menos recursos.
  • Actividad NVA. Una actividad que NO genera valor hay que eliminarla. No somos tan bobos de gastar en algo que no nos devuelve beneficio, ¿verdad?
  • Actividad NVAN. Entre medias existen muchas actividades, la mayoría de las que realizamos, que son de Dudoso Valor Añadido. Son de NO Valor (el cliente no las pagaría), pero con nuestras limitaciones o con el estado de la tecnología, a día de hoy las encontramos Necesarias para hacer llegar el valor al cliente. Lógicamente tenemos que esforzarnos en reducir estas actividades de NO Valor pero Necesarias.

Al discutir sobre las actividades que llevamos a cabo, seguro que en poco tiempo nos ponemos de acuerdo en cuáles entregan valor. Tardaremos algo más en consensuar las que NO generan valor. Y discutiremos durante una semana sobre si cada una de las de NO valor necesarias es realmente de VA o de NVA.

Actividades de No Valor Añadido

Las actividades de NVA también se llaman pérdidas, desperdicios, waste o muda. Las cuatro palabras, en castellano, inglés y japonés, son habituales y ninguna nos suena cursi.

Las siete pérdidas clásicas son, según mi propia clasificación y descripción muy simplificada, pero fácil de recordar:

Actividades de Movimiento sin Sentido

  • Transporte. Desplazamiento innecesario entre procesos.
  • Movimiento. Desplazamiento innecesario dentro del proceso.
  • Espera. Máquinas o personas esperando.

Actividades de Producción Sin Sentido

  • Sobreproducción. Producir más, antes o más rápido de lo requerido por el cliente.
  • Inventario. Tener más stock del mínimo necesario (para control preciso de sistema pull).

Actividades de Producción Sin Calidad

  • Correcciones. Defectos, inspecciones, desechos, retrabajos.
  • Sobreprocesamiento. Trabajar innecesariamente o procesar incorrectamente. Es decir, utilizar más recursos de los necesarios.

Ya están las siete. Pero me gustaría añadir dos nuevas que no consigo colocar entre las clásicas y que emanan de los principios de Lean:

Actividades de Personas Sin Potenciar

  • Falta de Exigencia. No poner a las personas a desplegar plenamente sus capacidades.
  • Falta de Capacitación. No hacer las cosas de modo que las personas sean cada día más capaces.

Las siete pérdidas clásicas se fijan en el resultado, focalizado en el objeto, en presente.

Las dos “extras” se fijan en el camino que se recorre, convirtiendo a las personas en los protagonistas y artífices de la mejora continua. De este total de nueve pérdidas, ¿cuál es la que más te aprieta?

Todas ellas repercuten dramáticamente en el coste y, por tanto, en la rentabilidad. En el artículo siguiente, el dos, trataremos su eliminación. En el tres discutiremos cuál de ellas es la más trascendental y, por consiguiente, en cuál recomiendo centrarse.

Segunda parte de este post: Actividades de No Valor Añadido (Parte II): Eliminación

Tercera parte de este post: Actividades de No Valor Añadido (Parte III): Sobreproducción