Actividades de No Valor Añadido (Parte III): Sobreproducción

La pérdida por Sobreproducción es la más importante por ser con frecuencia causa de las demás pérdidas.

¿Existe una causa común a todas las pérdidas?
Eliminar las Actividades de No Valor Añadido no es el objetivo. ¡Vaya! Con lo que tenemos que obsesionarnos es con Identificar el Valor y que ese Valor fluya. Las actividades de NVA son precisamente Ausencia de valor y Lastre en el fluir. Por eso hay que eliminarlas.

Desde este punto de vista, ¿es probable que haya una pérdida que sea causa raíz de las demás? Es decir, ¿existe la “madre de todas las pérdidas”? Una forma de hacer las cosas, un estilo de dirección, un comportamiento, que genere sistemáticamente pérdidas, actividades de NVA, despilfarro, muda, waste.

Sobre esto hay mucho que discutir. Vamos con algunas ideas.

Sobre las siete pérdidas clásicas. El lado técnico

Muri. La sobreproducción

Cuando producimos más, más pronto o más rápido de lo requerido por el cliente, incurrimos en Sobreproducción (muri, en terminología japonesa, que también significa “irrazonable”). ¿Quién establece el valor? El cliente. Entonces todo lo que nos apartemos de lo que quiere el cliente en cantidad, plazo o ritmo será No Valor. Así de sencillo.

Por otro lado, si producimos “más” de lo que quiere el cliente, estamos produciendo fuera de lo normal, de lo habitual, pues con el tiempo hemos establecido con el cliente una normalidad, un estándar. Eso implica un sobreesfuerzo para las personas, las máquinas, los proveedores, el medio ambiente…  Este sobreesfuerzo nos agota y genera No Valor y problemas en forma de exceso de stock, averías, fallos, incumplimientos en calidad, retrabajos, horas extras, operarios parados, y un largo etc. ¡Oh! Se parece mucho a la lista de las siete pérdidas. Vaya negocio.

Descubrí este efecto en el año 2001. Teníamos que servir un pedido extraordinario, por volumen, plazo y notoriedad del cliente. Habíamos luchado mucho comercialmente por conseguirlo y ahora tocaba cumplir desde producción. Decidimos establecer un turno de noche durante tres meses. Fue un éxito y recibimos la enhorabuena por lo machotes que habíamos sido. Estábamos tan orgullosos, más hinchados que un sapo. Sin embargo, yo estaba con la mosca tras la oreja. Tenía la impresión (por intuición y por un montoncillo de información dispersa) de que la realización de ese pedido había supuesto pérdidas para la empresa, aunque los datos concretos del pedido decían que había generado beneficios. Ahí quedó.

En 2003 expuse mi experiencia al director industrial de un grupo de empresas. A un “viejo del lugar”. A mitad del relato me dijo: perdisteis dinero con ese pedido. En nuestras empresas hace mucho que no aceptamos pedidos si no somos capaces de estandarizar el proceso de su realización. Y recurrir a la noche es una forma evidente de no hacerlo.

Con mucha frecuencia las pérdidas son sibilinas. Por eso “aprender a verlas” es el primer paso, como decíamos en el artículo anterior.

Gracias a la contabilidad Lean ahora soy capaz de valorar si interesa aceptar o no un pedido y ser machote solo cuando de verdad interesa. ¡Vamos, que me dejo engañar lo justo! ¿Y tú?

Mura. La variación

La variación (mura, en japonés) es la fluctuación de unas veces hacer “más” y otras veces hacer “menos” de lo que nos pide el cliente. Cuando hacemos de menos, no incumplimos, pues consumimos del stock que tenemos acumulado de antes. Mura es la evidencia de nuestra falta de estandarización, de nuestro desequilibrio, violentando así la base para construir Lean.

Al producir “de más” incurrimos en muri, sobreproducción. Ya sabemos que es un horror.

Al producir “de menos” ocasionamos desaprovechamiento. Esta falta de optimización es grave, pero no es un drama, de verdad. Muchas veces es más un stress psicológico.

Si nos fijamos, mura ha sido ocasionada de alguna manera por muri

Así,  la Sobreproducción se nos presenta con mucha frecuencia como origen, causa raíz de las demás pérdidas. Focalizarnos en evitar la Sobreproducción es una excelente manera de no generar actividades de NVA para la empresa y, de paso, no agotarnos a todos.

Cuando trabajaba en Unión Fenosa Ingeniería, en 1997, el ambiente de trabajo era tan intenso, y excitante para los jóvenes, que nos quedábamos hasta tarde en la oficia. Hiciese o no hiciese falta. Un buen día, el director pidió al ordenanza que bajase los automáticos a las 19 horas. Así, planta por planta, nos quedábamos sin alimentación eléctrica. ¿En qué se notó esta medida? Efectivamente: ¡en todo lo que estáis hartos de decir!

Ilustraciones para la sobreproducción

Los dibujos de la portada, tomados de Creative Safe Supply, tratan de mostar muda, muri y muda. Desgraciadamente soy incapaz de ilustrar con precisión estos principios ni la relación entre ellos. Hay bastantes dibujos en la red. Cada uno de ellos destaca un aspecto, como estos a continuación (de fuentes desconocidas para mí). Espero que ayuden.

Muri - Mura - Muda

Muri – Mura – Muda

 

Sobre las nuevas pérdidas. El lado humano

Te remito al artículo de Un Jefe Increíble: SuperTapón; y a los dos artículos anteriores.

¿Está SuperTapón desperdiciando el potencial de los trabajadores? Desde su punto de vista no; desde el punto de vista del propietario, el accionista, no lo sabemos; desde el punto de vista de los trabajadores, sin duda. Incluso es probable que esté desperdiciando su propio potencial.

Jefe Supertapón

Jefe SuperTapón

Un jefe que No potencia a las personas, o incluso las bloquea, incurre en:

  • Falta de Exigencia. No poner a las personas a desplegar plenamente sus capacidades.
  • Falta de Capacitación. No hacer las cosas de modo que las personas sean cada día más capaces.

La mejor frase de SuperTapón: “Aquí se viene a trabajar, no a pensar”

¿Cuáles es la principal orden de SuperTapón?: “¡No pares de producir!”. Genial, pura Sobreproducción.

¿Qué hace con alguien ocioso? Ponerle a hacer algo, lo que sea. Genial, de nuevo generar pérdidas y provocar desequilibrios.

A donde mira el jefe mira la empresa

Esta frase me la dijo Juan Carlos Moral, y la he hecho mía. Resume tan bien tantas experiencias diarias.

Con un jefe así, poco vamos a conseguir. Seguramente no deba decirlo, pero olvídate de Lean. Eso es la casa del amo. Tus recursos son demasiado escasos para que los malgastes así.

Ya lo intuías. Has dado con la madre de todas las pérdidas: un jefe SuperTapón.

Guardar

Guardar

Guardar