El Conchel, Lean en Castilla La Mancha

Otra perla Lean en Castilla La Mancha. El Conchel Original Food. En la foto, con su CEO, Antonio Cano Gómez y R&D Pedro Marzullo, con Francisco Martínez Herreros, de Capazita.

Otra perla en Castilla La Mancha: El Conchel Original Food. En la foto, con su CEO, Antonio Cano Gómez y R&D Pedro Marzullo, con Francisco Martínez Herreros, de Capazita.

En la visita descubrimos cómo El Conchel hace valer su motto «Atractivamente nuevo» conjugando una excelente fabricación con una brillante innovación a un ritmo admirable.

Sus magníficas «tajadas» me invitan a un reflexión Lean. Estas tajadas son cortezas, pero más gruesas, con unos milímetros de grasa. A veces se publica que Lean es «perdicida», que su fin principal es eliminar las pérdidas, el desperdicio, lo que no aporta valor, la grasa de las empresas. De hecho, la segunda acepción de la palabra inglesa lean es magro, sin grasa.

La grasa de estas tajadas las convierten en ricas en proteínas y mucho más gustosas, así que yo no se la quitaría. Igual que no le quitaría a las empresas todas sus «pérdidas». Algunas actividades, sin generar realmente valor al cliente, abrigan cuando cambia el tiempo (entra inestabilidad), flexibilizan (no tensamos tanto la cuerda), restan stress (algunas personas son así) y, sobre todo, nos hacen el trabajo un poco más gustoso.

Mi mensaje es que el foco está en la creación de flujo: si una pérdida, un desperdicio no te lo interrumpe o supone un coste muy pequeño o alguien tiene una unión emocional importante con ella, pues déjalas pasar. Lo perfecto es enemigo de lo bueno, y la santidad es solo temporal, y para los santos.

Tienes cosas más importantes que hacer desde el punto de vista Lean, como capacitar diariamente a los trabajadores en la solución de problemas. Ya se ocuparán de estas pérdidas cuando consideren que les estorban.

Ale, a disfrutar de las tajadas de El Conchel («ricas en proteínas, bajas en tonterías» ) con un buen vino manchego. ¡A tu salud!