Las fábricas con Lean Manufacturing no contaminan

Cuanto más trabajamos Lean en Castilla La Mancha más convencido estoy de que las fábricas que tienen implantado Lean Manufacturing, por definición, no contaminan.

Cuanto más trabajamos Lean en Castilla La Mancha más convencido estoy de que las fábricas que tienen implantado Lean Manufacturing, por definición, no contaminan.

Pictogramas como el del ejemplo, con una fábrica echando humo, se veían en las carreteras de España hasta hace poco. Series de televisión recreando fábricas antiguas, talleres donde los mecánicos llevan la ropa manchada de grasa, vehículos pesado viejos, polígonos industriales mal conservados… refuerzan el imaginario colectivo de que la actividad industrial, per se, contamina.

El cuidado del medio ambiente se ha convertido en una prioridad social, y por tanto política, para todos. No es de extrañar que, a partir de ese imaginario contaminante, se repudien las actividades industriales y reciban tan poco apoyo, cuando no numerosos obstáculos, por parte de las poblaciones y a continuación de sus administradores.

Algunas fábricas, demasiadas, todavía contaminan. Algunos sectores deterioran el medio ambiente más que otros. Algunos pueblos, como Villarobledo en Albacete, destacan de lejos desde la carretera por una gran chimenea humeante. Nadie quiere que le estropeen el aire, ni el agua, ni el paisaje, ni las calles: nadie quiere fábricas cerca de ellos.

Sin embargo, parece que las fábricas son la solución, más que demostrada, para combatir muchos problemas. En los lugares donde existe actividad industrial existe más prosperidad, los salarios son más altos, los empleos más cualificados y estables, la tasa de desempleo es menor, se reduce la despoblación de entornos rurales, se desarrolla mucha actividad alrededor, y la mejora del entorno es más rápida y sostenible.

¿Existe forma de que la actividad industrial siga generando prosperidad respetando el medio ambiente? Afortunadamente Sí, y existen muchos ejemplos en la comunidad de Castilla-La Mancha. Se llama implantar Lean Manufacturing.

Lean Manufacturing consiste en fabricar de modo “ligero”, consumiendo los recursos justos para la actividad y realizando solo actividades de valor.

La contaminación suele llegar cuando se consume más de lo necesario y para actividades que a nadie le interesan que se haga. Es decir, la contaminación suele ser un resultado asociado al derroche. Siempre existe una alternativa técnica y económicamente viable para no contaminar, que, además, realizando la contabilidad real (no la contabilidad habitual estándar), seguramente es mucho más rentable.

Mi recomendación es que siempre que haya contaminación se trate como un problema de pérdida, identificando la causa raíz que la produce y eliminándola con las técnicas de Lean Manufacturing. Gracias a Lean no tenemos excusa para contaminar y gracias a la democracia tenemos todo el derecho a exigir que no se contamine.