Lean y el pensamiento científico: “No te creas todo lo que piensas”

Pensamiento científico y Lean Manufacturing en Albacete. Transformación Lean.

“Don’t believe everything you think”. Esta frase podría ser un eslogan de Lean: “No te creas todo lo piensas”. Es una máxima del pensamiento científico contra las opiniones, prejuicios y suposiciones. El pensamiento científico nos ayuda a avanzar. Su ausencia nos limita.

En la foto estamos trabajando Pedro Marzullo, Sergio y yo en El Conchel (El Ballestero, Albacete). Hemos trabajado duro para estabilizar procesos, máquinas, materiales, información y aprovisionamiento en un área concreta de producción. Ahora toca observar y medir. Somos prácticos y solo medimos tiempo y unidades. En la pizarra hemos plasmado los intervalos de tiempo entre piezas (laptime stopwatch del smartphone, ¡alta tecnología!) con diferentes configuraciones de línea: una persona, dos personas en rueda, una persona en cabecera y otra en inicio…

Al analizar los datos en panel (no ordenador), con sencillez (no Excel), en equipo (no individualidades) y en el gemba (no en oficina) conseguimos apartar nuestras ideas preconcebidas individuales. Nos focalizamos en los hechos y aplicamos un poquito de estadística muy básica (¿os acordáis cuando decíamos “esto es de primero de EGB”? Pues esa estadística). Pensamiento científico. Y se hace la luz con respecto a tres conceptos:

Estabilidad. Si existe mucha dispersión de tiempos, lo más probable es que tengamos inestabilidad. Solo por eso, esa configuración no merece la pena. Es mejor hacerlo siempre mal pero estable, que unas veces mal y otras veces bien. La inestabilidad es el enemigo público número uno. La estandarización es su primer remedio.

Capacidad. Si tenemos el problema de que no somos capaces de suministrar en plazo, lo primero es proteger al cliente y fabricar más, aunque sea con horas extras. Por tanto, la configuración que elegimos es la que tiene un tiempo de ciclo menor, o su inversa, mayor capacidad. La que produzca más piezas/tiempo. Posteriormente aplicaremos técnicas para crear más flujo básico (standard work, liberación sistemática de cuellos de botella, SMED, conexión de procesos…).

Productividad. Cuidado con la palabra, que cada cual la interpreta de un modo sutilmente distinto. Si tenemos tiempo suficiente para cumplir con el cliente, elegiremos la configuración de menor coste, la que invierte menos tiempo/pieza en producción, menos € en mano de obra por pieza. Normalmente es la configuración de una sola persona realizando todas las fases. Además, suele ser una configuración muy estable y fácil de mejorar, a veces con la simple observación y toma de tiempos básica. Esto lo veremos en otro post.