Por qué algún que otro colectivo cae mal

Colectivo que cae mal en la sociedad: taxista

El incumplimiento de las normas por parte de algún que otro colectivo hace que el resto de la sociedad sienta antipatía por ellos. En este post veremos algunos ejemplos a nivel general y de los que me encuentro cuando aplico Lean en mis consultorías.

Desde hace muchos años es costumbre en los países centroeuropeos detener el vehículo un par de metros antes de la línea del semáforo o paso de cebra.

Este hábito tiene dos objetivos: uno es aumentar el margen de seguridad durante la frenada, y otro, facilitar un espacio adelantado para vehículos de dos ruedas. Motos y bicis suelen tener una mayor aceleración desde el reposo que los automóviles.

Con esta simple medida, el trafico resulta más seguro y fluido. Y realmente debe ser así, porque en muchas ciudades ya se marca en el suelo la línea y el icono que obligan a reservar este espacio para los vehículos de dos ruedas.

Tomé esta foto hace dos semanas en el Paseo Reina Cristina en Madrid. Mi coche está en el centro y a ambos lados dos taxis invadiendo, sin ninguna necesidad, el área que no les corresponde.

Las normas de tráfico, o estándar de circulación, son las normas consensuadas entre todos y con las que nos comprometemos cada vez que nos ponemos al volante. Nadie está por encima de la ley, los estándares.

Cuando en una organización es habitual que algunas personas de determinado colectivo incumplan las normas, provoca que ese colectivo caiga mal al resto. Más aún cuando se espera de estos profesionales que den ejemplo, e incluso faciliten a otros su cumplimiento, creando flujo continuo.

Aunque he utilizado este caso reciente para ilustrar esa cierta antipatía social hacia el colectivo de los taxistas, lo que me afecta y vivo diariamente es la antipatía que se genera, con mucha frecuencia, de los operarios hacia los mandos intermedios.

Esta antipatía nace cuando los jefes incumplen las normas comunes aprovechando su autoridad, autonomía o libertad de actuación.

Por eso, en nuestras implantaciones Lean nos focalizamos en crear estándares consensuados y asumiendo compromiso. Para todos, pero especialmente para los jefes. Y dotamos a estos de los conocimientos y habilidades para cumplirlos y hacerlos cumplir.